Existe una manera de obtener el mejor resultado posible con nuestras pensamientos, palabras y acciones, y vamos a explicártelo. Claro, cuando hablamos del mejor de los resultados posibles no estamos haciendo referencia a lo mejor desde el egoísmo, sino a lo más adecuado para el conjunto.

Para Jung existen cuatro funciones de la conciencia:

  1. Pensamiento
  2. Sentimiento
  3. Sensación
  4. Intuición

Y es mediante estas cuatro funciones como nos percibimos a nosotros mismos, a nuestro entorno y establecemos las relaciones entre ambos.

Aun siendo cierto que todo ser humano tiene el potencial para desarrollar las cuatro funciones, no todos venimos dotados de ellas en la misma medida. Lo más común es que predomine una función o dos en nuestra personalidad manifestada y las otras permanezcan ocultas, no reveladas, o se manifiesten de manera ocasional. De ahí que el mismo Jung clasificara la personalidad dominante en cuatro tipos psicológicos, derivados directamente de las cuatro funciones de la conciencia: pensante, sentimental, sensitivo e intuitivo.

A través de la astrología aplicada a la psique podemos determinar el tipo psicológico que predomina en cada persona y que caracteriza sus relaciones.

Por otro lado, en los textos Vedas se exponen las tres formas de acción del ser humano. Según la motivación que da lugar a nuestra acción y al resultado que con ella se pretenda conseguir, Krishna habla en el Bhagavad Gita de tres modos de acción: de bondad, de ignorancia y de pasión. (Puedes leer más en https://conalma.eu/bondad-ignorancia-pasion-y-tu-desde-donde-actuas/)

De bondad: «…acción que se realiza sin apego, sin amor ni odio, y sin el deseo de obtener resultados fruitivos…». Cuando se llevan a cabo con la conciencia de estar actuando con rectitud, de estar haciendo lo correcto y justo.

De ignorancia: «…acción que se ejecuta en medio de la ilusión y sin preocuparse por cosas futuras tales como la aflicción que se les cause a otros…». Se trata de acciones realizadas sin poner la debida conciencia en su origen y consecuencias y, pudiendo haber sido de bondad, no se convierten en experiencias útiles.

De pasión: «…acción que realiza con gran esfuerzo aquel que busca complacer sus deseos, y la cual se ejecuta por un sentido de ego falso…». Son las que realizamos movidos por impulsos egoístas y que buscan resultados placenteros para quien las hace, con conocimiento del perjuicio que se puede causar al otro.

Todos tenemos la capacidad de seleccionar la función predominante que empleamos en nuestro pensar, decir u obrar, eligiendo la más adecuada a cada situación. También forma parte de nuestro libre albedrío el poder elegir mi forma de acción, buscando acercarme a lo correcto y justo. Combinando ambas capacidades, es decir, utilizando la función de la conciencia más adecuada y la acción correcta, podemos actuar «en aras del cielo» y no «en aras del ego», y con ello esperar el resultado de mayor crecimiento.

Tal y como afirma el cabalista Moshe Cordovero, la intención marca la dirección: el enfoque de mi conciencia, la concentración del impulso de mi corazón, es lo que va a decidir el futuro que se revele con mi obrar.

Si quieres conocer más sobre tu dotación funcional con la que viniste al mundo y cómo manejarla, y del poder de tu intención, puedes consultarnos sobre ello.

© Con Alma Terapeutas 2023

Puedes suscribirte a nuestro blog a través de este enlace https://conalma.eu/blog/ y recibir nuestras publicaciones en tu correo electrónico.

#kavanáh #jung #conciencia #tipospsicológicos #vedas #bhagavadgita #formasdeacción #bondad #ignorancia #pasión #librealbedrío #cordovero #intención #terapia #psicologíaprofunda #cábala